Charlo, protagonista del súper sábado; Lara ganó sencillo

  • 15 octubre 2017



Tres combates, tres cinturones en juego del peso superwélter (WBC, WBA e IBF) y mucha expectación. Ese era el menú que este sábado tenía el Barclays Center de Brooklyn, una gran noche de boxeo que se vio venida a menos. De los tres combates sólo uno (Huard vs Trout) tuvo un transcurso igualado. En los otros dos un KO rápido de Charlo y la tremenda de superioridad de Lara restaron emoción.

El protagonista de la noche fue Jermell Charlo, el estadounidense ponía por segunda vez en su carrera su mundial WBC del superwélter y poco tardó en ratificarse. Se medía a otro invicto, Erickson Lubin. Era el combate más igualado, y así lo fue durante los dos primeros minutos del primer asalto. Ninguno encontraba el hueco, pero cuando las cabezas se juntaron Charlo vio una autopista en la zona hepática de Lubin, la utilizó y el aspirante cayó el suelo. Trato de ponerse en pie, pero la mano le había hecho trizas. No hubo combate igualado, sí protagonista: Charlo, quien pasó a ser conocido por el gran público.

En el combate estelar de la noche, Erislandy Lara volvió a tener otra cómoda defensa de su cinturón WBA. “Esto es aburrido”, gritaba el público y es que el cubano es tan superior que le basta con pelear a medio gas para ganar fácil. Lara pedía un boxeador agresivo, para así lucir su velocidad y esgrima. No lo encontró en Terrell Gausha, quien comparte características y no quiso arriesgar conociendo su principal punto débil: no pega y asimila mal los golpes. Con esa premisa ninguno quiso ponerse en aprietos, Lara hizo lo justo (casi le noquea en el cuarto) y retuvo su cinturón. Espera un rival digno para la próxima.

Antes de esos dos combates se dio el que la gente más aplaudió. Una buena guerra entre Huard y Trout. El primero exponía por primera vez su cinturón por la IBF, el segundo quería demostrar que todavía sirve para las grandes carteleras. Lo consiguieron. Huard se fue al frente sin intención de cubrirse, y Trout con un gran movimiento de piernas le fue castigando con dureza. Eso sí, el campeón llegaba duro y la igualdad era la tónica. Quizá un poco mejor el aspirante, que se vació y desde el quinto round lo pagó. Cada vez conectó menos manos, y recibió más castigo de Huard, que no se cansaba. La superioridad era clara y antes de salir al décimo asalto, la esquina de Trout abandonó. Pelea digna del gran cartel en la que estaba.

Jarrett Hurd golpea con dureza a Austin Trout during durante su combate.

Leo Santa Cruz ganó por KO a Ávalos

El súper sábado, que arrancó en Londres con el Groves vs Cox, se completó en California. Allí Leo Santa Cruz retuvo su cinturón mundial por la WBA del peso pluma por KOT en el 8º round. El mexicano ganó, pero la decisión sorprendía, ya que muchos no entendiesen que el árbitro parase el combate. Ávalos estuvo bien, pero la calidad de Santa Cruz era alta y le sirvió con lo justo. Fue contragolpeando duro y sólo sufrió cuando entró en el cruce de golpes en el tercer y cuarto asalto. Después fue fiel a su distancia, sacó su boxeo y aunque Ávalos llevaba la iniciativa contestaba con duros golpes. El campeón era superior y el árbitro paró el combate, precipitado, pero el pleito no daba para más. Después habló del verdadero objetivo de la noche, pelear con Abner Mares. Su compatriota también ganó (por el título interino). Una secuela entre ambos parece clara. 



Source link