Primera derrota del Barça tras cinco años y 146 partidos

  • 14 abril 2018



Increible. La racha más impresionante del balonmano mundial, 146 partidos sin perder, 145 victorias y un empate, se quebró hoy y en el Palau, en la pista azulgrana, pista inexpugnable, por parte del Granollers: 28-29, con gol de Bernatonis en el último segundo.

El derbi, que en los últimos tiempos no había tenido excesiva competencia, fue en este partido un encuentro impresionante por parte del Granollers, concentrado desde el primer minuto, muy entero, confiado en sus posibilidades, y serio. Por eso llegó al descanso con 13-17, porque el Barça no estaba en el partido, aún doliente por su fracaso. Y aunque en la segunda parte los azulgrana fueron más intensos, duros y sólidos, no fue suficiente para ganar. Era la quinta temporada para intentar acabar sin derrotas, pero el Guadalajara ya le dio un aviso con el empate en diciembre. Y hoy, zarpazo total. Desde el 18 de mayo de 2013, en la penúltima jornada de la campaña 2012-13, no caía: fue ante el Naturhouse en Logroño, 33-31, su única derrota de la temporada.

De entrada el Granollers jugó el partido perfecto, con el internacional Figueras extraordinario en el pivote (8 goles, 6 en la primera parte), con Marc Cañellas creando desde la posición de central, con Bernatonis y Da Silva (luego Vukasin) sin miedo desde los laterales. Controlado el juego, con la defensa efectiva liderada por Marc García (expulsado en el minuto 38 por la tercera exclusión) con Pujol, y luego Pujol con Ferrer. Los extremos, Resina y Gassama, efectivos, y Almeida igualando los aciertos de sus colegas rivales, Ristovski y Gonzalo Pérez de Vargas,

Con esa estructura Rama consolidó a su equipo, que remontó el inicio y se fue escapando poco a poco ante la apatía del Barcelona. Pascual movió al equipo, rotó a sus hombres como de costumbre. Todo igual, todo como siempre, Pero esta vez el rival no era el siempre, no se vino abajo, mantuvo el tipo y se marchó con ventaja al descanso: ¡13-17!

Regresó el Barça al Palau con más energía, con más intensidad defensiva, y el Granollers no acusó: 4-1 en cinco minutos, con los visitantes perdiendo en esos minutos casi la mitad de los ataques que tiró en todo el encuentro. Aquello parecía el regreso a la normalidad, con el 22-21 en el minuto 15.

Sin embargo, el Fraikin olió que en el Barcelona el único peligro era Raúl Entrerríos, y que le resto eran intermitencias, apariciones singulares, especialmente de Men. Y ese olfato le permitió darse cuenta de que era su día. Volvió a la carga, y entró en los últimos minutos con ventaja: 26-28. Empató Valero Rivera desde los siete metros, pero quedaban ocho segundos. Los aprovechó Bernatonis para marcar el gol de la victoria. ¡un cuarto de siglo después, 25 años, el Barcelona volvía a caer en su cancha ante su vecino! Otro dato más para la historia.



Source link